TURISMO RURAL

Mendoza: circuitos tras el aroma del azafrán

El azafrán llegó a Argentina de la mano de los inmigrantes. En Mendoza tuvo una excelente adaptación al suelo y conformó un atractivo circuito rural.

El azafrán es un condimento de excelencia en la cocina gourmet. En Argentina lo conocemos asociado a la cocina mediterránea por influencia de la corriente inmigratoria proveniente, principalmente, de España e Italia. Platos como la paella o el risotto deben parte de su identidad a este condimento insustituible. Sin embargo, son variados los platos en la alta cocina que de la mano de chefs de renombre lo van introduciendo en diversas preparaciones.

Asimismo, el azafrán llegó a Mendoza en los bolsillos de los inmigrantes provenientes de Europa, hace ya más de medio siglo. La especie viajó largos días en los barcos porque era considerado un bien muy preciado. Cabe recordar que, hacia fines de la Edad Media, los cormos de azafrán eran usados como bien de cambio (moneda) en algunas aéreas de Europa.

La adaptación a esta región fue perfecta. El azafrán es una planta originaria de zonas semidesérticas (Anatolia), que coincide con las características agroecológicas de Mendoza. Estamos hablando de inviernos con extensos periodos de frio, que es lo que esta plantita necesita y modestos requerimientos de agua. Por tal motivo en el norte de Mendoza, el cultivo se ha desarrollado muy bien.

Turismo gastronómico en Mendoza

Ubicados en San Rafael, Valle de Uco, Maipú y Uspallata existe un grupo de productores de azafrán, que comercializa este condimente bajo el nombre de Azafrán Mendoza.

Uno de los productores, Gustavo Bruno, explicó a Viajando.travel cómo reconocer la mejor versión del azafrán: “Para definir calidad del azafrán nosotros nos regimos por la ISO 3632, que es la norma de calidad del producto a nivel mundial, con la que se miden ciertos parámetros como cantidad de crocina, que es la substancia que le da el color característico al azafrán; de pirocrocina que le da el sabor amargo, y de safranal responsable de su aroma”.

A su vez, Bruno describió la propuesta turística de Mendoza en torno a esta especia: “Mi esposa y yo estamos ubicados en el valle de Uspallata, en la alta montaña mendocina, cerquita del Aconcagua. Desde que nos hemos instalado aquí e iniciado el cultivo de azafrán estamos abiertos a la visita de turistas y nos ha visitado gente de todo el mundo. Nuestro espacio se llama “El Peregrino” y los visitantes tienen la oportunidad de conocer la historia de este cultivo y de sus múltiples aplicaciones en el área de la salud y la belleza, visitar la plantación, degustar una infusión de azafrán, experimentar sobre la piel cremas hechas con sus pétalos y, obviamente, comprarlo para su uso personal o como un regalo”.

Un dato a tener en cuenta! El mejor momento para realizar esta visita es en abril, porque es la época de floración. El aroma de las flores es tan distinto como el de las hebras y su color una delicadeza. Una experiencia que vale la pena vivir!

Esta visita puede pensarse como una excursión de un día, dado que Uspallata está a 130 km. de Mendoza Ciudad, y se accede a través de la Ruta N° 7 (camino a Chile) o pasar un fin de semana aprovechando la variada oferta de cabañas y la hospitalidad de los uspallatinos.

¿Qué más hacer en esta región? Uspallata y la Alta Montaña mendocina tienen paisajes conmovedores y de extrema belleza. En pocos kilómetros se puede visitar un tramo del Capaq Ñam (Camino de Inca), San Alberto, Las Rutas Sanmartinianas, El Tuduqueral y sus petroglifos, Parque Provincial Aconcagua y el Puente del Inca.

Informes: +54 9 11 6204-7729.

Embed

Temas relacionados