historia colombiana

Boyacá: pueblos coloniales cargados de historia

Conoce los pueblos coloniales que alberga esta región del centro oriente de Colombia, en Boyacá.

Boyacá es un departamento de imponentes campos, valles y montañas que alberga impecables pueblos coloniales, los cuales fueron escenarios de importantes acontecimientos históricos.

Gracias a su cercanía con la capital colombiana, es uno de los destinos más visitados por los habitantes y turistas de Bogotá. Además, esta región es muy amigable para recorrer de punta a punta, pues los viajeros pueden disfrutar de un trayecto tranquilo por carretera mientras se maravillan con enormes campos de cultivos, o hacen paradas en los diferentes municipios que extiende la región.

PUENTE DE BOYACÁ, PARADA OBLIGADA.

A algunos kilómetros de Tunja, la capital de Boyacá, se encuentra el icónico Puente de Boyacá. Un pintoresco lugar que pasó a la historia, pues allí se puso el punto final de la independencia de Colombia, el 7 de agosto de 1819 con La Batalla de Boyacá.

El puente, que ha sido visitado durante décadas por miles de turistas, es una réplica que fue construida hace un siglo, pues la estructura original quedó destruida después del encuentro bélico. Sin embargo, está en la misma ubicación, donde alguna vez caminaron los habitantes de la época para conectar a Santa Fé (lo que se conoce actualmente como Bogotá) con Tunja.

Puente de Boyacá Situr.jpg

Con el paso de los años, el Puente de Boyacá empezó a estar rodeado de numerosos monumentos como una estatua del libertador Simón Bolívar con la bandera del país en su pecho, de Francisco de Paula Santander, el Arco del Triunfo que representa las principales razas de la nación, la Plaza de Banderas, entre otros.

Por todo esto y más, el simbólico puente boyacense fue declarado Patrimonio Cultural de la Nación.

monumentos boyacá pinterest.jpg

Uno de los momentos más especiales para visitar el Puente de Boyacá es la época navideña, pues de noche el amplio campo resplandece con los colores de la bandera colombiana, y decoraciones de tamaño real de los soldados que lucharon con valentía. Debido a las bajas temperaturas de la región, que pueden oscilar entre 6°C y 17°C, es ideal recorrer el lugar con un aguapanela o un tinto en la mano.

VILLA DE LEYVA.

Este municipio boyacense evoca un viaje al pasado gracias a su arquitectura colonial. Su plaza mayor, la más grande del país con 14.000 m2, tiene un piso empedrado y está rodeada del despacho de la Alcaldía, hoteles, restaurantes, museos y tiendas de artesanías. En el centro de la plaza se destaca una pila tallada en piedra, la cual, siglos atrás abastecía de agua potable a las personas que habitaban en el lugar.

colombia.travel instagram @mividaviajera villa de leyva.JPG

Junto a la plaza mayor también se encuentra el Templo Parroquial de Nuestra Señora del Rosario, una edificación construida en 1604 que exhibe una arquitectura del barroco colonial y conserva retablos en madera y recubiertos de oro. Este atractivo turístico también es reconocido históricamente por albergar el Primer Congreso de las Provincias Unidas de la Nueva Granada, dos años después del grito de independencia.

Incluso, se puede viajar a la prehistoria en el Museo Paleontológico y el Museo El Fósil. En el primero se encuentran fósiles de los animales que nadaban en el gran mar que ahora es Villa de Leyva. En total cuenta con 2.425 piezas en colección y 441 piezas en exhibición y se destacan aquellas que datan hasta 130 millones de años atrás.

museo boyacá.jpg

TIERRA DE FESTIVALES EN VILLA DE LEYVA.

Villa de Leyva también es reconocida por su Festival de Cine, el Festival de Astronomía, el Festival Internacional de Jazz, el Festival de Luces, el Festival Nacional del Viento y las Cometas. Este último se lleva a cabo en agosto, y prácticamente es una tradición para los capitalinos y habitantes de alrededor. Durante tres días el cielo boyacense se llena de cometas de colores; una actividad en la que grandes y pequeños pueden participar.