ENCUESTA DEL ESTUDIO SINGERMAN & MAKÓN

El turismo después del coronavirus

Muchos se preguntan cómo será el turismo después del coronavirus. Aquí algunas respuestas posibles reflejadas en una encuesta de Singerman & Makon.

Mucho se ha escrito y se seguirá escribiendo sobre las transformaciones del turismo después del coronavirus. Un ejercicio que se tornó casi adivinatorio si tenemos en cuenta que la palabra más citada por los operadores turísticos es "incertidumbre". Sin embargo, la segunda edición de la encuesta “Posibles Escenarios del Consumo y del Turismo Post Coronavirus”, realizada por el Estudio Singerman & Makón, ofrece al menos la certeza de una mirada de cómo los propios argentinos creen que modificarán o no sus conductas a la hora de elegir su próximo destino.

¿Volverían de inmediato a volar? ¿Irían a los mismos destinos de antes? ¿Qué privilegiarían a la hora de tomar la decisión? A priori, la lectura del relevamiento a 1.417 personas ofrece respuestas en apariencia contradictorias, pero que en realidad son un insumo útil para que gestores y comercializadores turísticos se orienten en el camino hacia la recuperación.

Embed

TURISMO POS CORONAVIRUS: BOLSILLO DESHECHO, DESEO INTACTO.

He ahí una de las primeras contradicciones aparentes sobre las cuales trabajar: los ingresos y la capacidad de ahorro de los argentinos están muy malheridos, pero –una vez cubierta la alimentación el viajar está al tope de las prioridades de compra pospandemia.

Cierto es que el inédito desplome de la actividad económica no da alas para soñar con un rápida conversión de deseos en realidades. Casi la mitad de los encuestados sostuvo que la crisis generada por la pandemia impactó en una caída de sus ingresos. No sólo eso, para el 15% la pérdida fue superior al 50%.

Para peor, los segmentos que más acusan el golpe de la caída de ingresos son los que prepandemia más viajeros aportaban: los empresarios/empleadores (58,9%) y los trabajadores autónomos/emprendedores (63,3%) sufrieron los recortes más grandes.

estudio singerman 2º_Página_06.jpg
Es muy severa la caída de ingresos.
Es muy severa la caída de ingresos.

Obviamente, esto se traslada a un panorama muy sombrío en cuanto a la capacidad de ahorro. El 77% de los empresarios/empleadores señaló que disminuyó o directamente hoy no existe esa posibilidad. Mismo escenario para los profesionales independientes.

Dicho esto, no sorprende que, más que la falta de una vacuna para el Covid-19, sea el miedo a la evolución de la economía lo que más está frenando las expectativas de consumo de bienes y servicios. Es decir, es el recorte en el poder adquisitivo (33,2%) lo que más nubla las expectativas de los ciudadanos. Pero también el temor a una crisis económica derivada de la pandemia (26,3%), a las medidas gubernamentales (17,8%) y a perder el trabajo (12,9%), son elementos que vuelven más conservadores a todos.

estudio singerman 2º_Página_11.jpg
Esa nube llamada economía.
Esa nube llamada economía.

EL SUEÑO DE VIAJAR NO SE MANCHA.

El fantasmagórico escenario descripto pierde sus efectos cuando se le pide a los encuestados que prioricen sus consumos una vez que termine la cuarentena. El dato para ilusionarse es que los viajes son la prioridad de consumo número uno para la etapa pospandemia, seguido bastante lejos por “cultura y entretenimiento” y “restaurantes y gastronomía”.

estudio singerman 2º_Página_12.jpg
La ganas de viajar por encima de todo.
La ganas de viajar por encima de todo.

O sea, la pandemia puede haber pulverizado las billeteras, pero no el deseo de viajar. De hecho, la cuarentena aportó más leña a esas ganas. Más de la mitad de los encuestados manifestó que la situación de aislamiento social le generó un ánimo mayor de realizar un viaje (51%). La pandemia sólo disminuyó las ganas al 19% de los consultados.

En esta pregunta hay una dispersión considerable según el segmento etario. Entre los más jóvenes (17 a 30 años) sólo el 16% vio recortado su ánimo por viajar y más del 61% vio aumentar sus intenciones de hacerlo. Son muy similares las cifras en los rangos de 31 a 44 años y de 45 a 60. Donde sí se nota una diferencia es en el caso de los +60, muchos incluidos en el segmento de población de riesgo, donde para casi el 26% las ganas de viajar disminuyeron.

LOS MIEDOS DE VIAJAR.

Si bien la economía es y será el principal freno de mano, también hay inquietudes respecto al retorno de los viajes que se pueden resolver fronteras adentro. Mano a mano con la pérdida de poder adquisitivo, el temor al contagio (30,3%) es el principal factor que afecta la decisión de viajar. Y, atención, en tercer lugar aparecen los problemas administrativos por reprogramación/cancelación (14,7%).

LA MIRA DEL TURISMO EN 2021.

El dato más negativo para los destinos y empresas ávidas por salir urgentemente de la pesadilla de la caja cero, es que aun si la cuarentena se levantara la semana próxima, casi el 60% de las personas no realizaría un viaje hasta dentro de tres meses. De hecho, el 35% no planearía una salida antes de 2021. Lo cual coincide con el hecho de que entre los encuestados que han tenido que realizar reprogramaciones, más de la mitad haya pospuesto sus programas para el próximo año.

estudio singerman 2º_Página_17.jpg
La vuelta a los viajes llevará tiempo.
La vuelta a los viajes llevará tiempo.

DESTINOS TURÍSTICOS: ESTADÍA SEGURA.

Mientras tanto, los destinos deberían prepararse garantizando medidas de seguridad sanitaria, ya que para el 37,7% de los consultados serán el incentivo prioritario para sus viajes. En ese sentido, relegó a los clásicos impulsores de la demanda: los planes de financiación (22,2%) y los descuentos (19,7%). De hecho, el 72% de los encuestados ponderan altamente la relevancia de la seguridad sanitaria.

estudio singerman 2º_Página_19.jpg
La seguridad sanitaria está por encima de la tarifa o los beneficios.
La seguridad sanitaria está por encima de la tarifa o los beneficios.

LA VIGENCIA DE LOS DESTINOS CLÁSICOS.

Una de las conclusiones más sorprendentes de la encuesta de Singerman & Makón es que la aversión a los viajes de larga distancia luego de la pandemia no es tal. Pese a las fuertes restricciones impuestas a la circulación de personas entre países, el 37% de los encuestados preferirían viajar al exterior. Y del 60% que en los próximos meses haría turismo nacional, la mayoría prefiere destinos de media y larga distancia dentro del país.

Lejos de los estudios que indican que la demanda buscará nuevos lugares para vacacionar, la región de Patagonia, con Bariloche a la cabeza, sigue siendo el destino más citado para un próximo viaje. En segundo lugar figura la provincia de Buenos Aires, con Mar del Plata al frente.

Pero la contradicción más evidente respecto a muchos pronósticos aparece cuando se les pregunta por los destinos favoritos en el exterior. Otra vez los clásicos ganan la pulseada con comodidad. Europa como región más deseada y Estados Unidos como el país en la mira para un próximo vuelo, seguido de España, Italia y Brasil. Justamente los principales epicentros de la pandemia durante los últimos meses. Al respecto, desde la consultora concluyeron: “El número de contagios en las regiones más afectadas por el coronavirus parecería no estar incidiendo en la decisión de viaje futuro de los turistas”.

estudio singerman 2º_Página_28.jpg
Los países más codiciados coinciden con los que más padecieron la pandemia.
Los países más codiciados coinciden con los que más padecieron la pandemia.

Sobre el estudio

El estudio de Singerman & Makón se llevó a cabo del 3 de mayo al 5 de junio. La muestra incluyó 1.417 casos de todo el país, relevados por vía online a través de un cuestionario estructurado. A grandes rasgos, no hay modificaciones importantes en las tendencias respecto al 1º Informe en su tipo, realizado en abril.

Posteá en tu Facebook