ARGENTINA

La Rioja: ¿Por qué nos gusta tanto la Laguna Brava?

La Reserva Provincial Laguna Brava (La Rioja) es un rincón desconocido para muchos pero impactante para quien lo descubre. ¿Vamos?

El camino que tiene como corolario la Reserva Provincial Laguna Brava depara desafíos. Por momentos zigzagueante, flanqueado a sus lados por caídas abruptas, trepando hasta alcanzar el cielo mientras el vehículo sortea los obstáculos del sendero de ripio. El esfuerzo vale la pena, porque esta zona protegida de La Rioja, Argentina, es impactante a los ojos de cualquier visitante.

Ubicada en la cordillera de La Rioja, a poco más de 150 km. de Villa Unión y a 450 km. de la capital provincial, este patrimonio de la naturaleza ocupa 405 mil ha. y se encuentra a 4.300 msnm. Además, es considerado un sitio Ramsar debido a los recursos de sus ecosistemas y las especies que la habitan.

El camino hacia la Laguna Brava de La Rioja.

Como decíamos, el recorrido hacia la Laguna Brava de La Rioja es un atractivo en sí mismo. Puede hacerse desde Vinchina o Villa Unión, pero siempre es necesario hacerlo en compañía de guías. El trayecto incluye un camino de cornisa por la quebrada de la Troya que serpentea junto al río del mismo nombre. Las paredes de la montaña exhiben formas curiosas, como la Pirámide, además de rastros de animales prehistóricos.

El primer destino en este derrotero es Jagüé, un pueblito de casas de adobe donde hay un Puesto de Guardaparques para realizar los trámites de acceso y pago de la entrada. Enseguida comienza el ascenso por la quebrada del Peñón, donde se puede ver un refugio de paredes de piedra en forma de iglú, inspirado en el nido del hornero, construido entre 1864 y 1873 para albergar a los arrieros que viajaban entre Argentina y Chile.

Al final de esa quebrada, siempre con la custodia de la enorme pared cordillerana, se llega a una huella de ripio que lleva al Portezuelo de la laguna y a la Bahía de los Flamencos.

Reserva Provincial Laguna Brava.

El lugar es inhóspito, con escasa vegetación y la naturaleza reinante pero con varios colosos que alcanzan o sobrepasan los 6.000 mnsm.: el Bonete, el Veladero, el Pissis y el Reclus. Y en ese lugar agreste yace la Laguna Brava con aguas salobres que se extienden por 17 km. de largo y 2 km. de ancho. La perfección se alcanza con los moradores: los elegantes flamencos que conforman uno de sus atractivos más llamativos.

Otros animales como las vicuñas, guanacos, patos, chorlos, águilas moras, halcones, pumas y zorros colorados se alzan como anfitriones de este hábitat protegido. En el paisaje que mezcla tonos de marrón, naranja y violeta, sorprenden también llamativos conos que son géiseres en actividad.

Esta región fue utilizada históricamente por los incas que transitaban hacia Chile y como importante enclave para la dominación de las poblaciones locales trasandinas. Por lo tanto preserva importantes valores culturales, principalmente restos arqueológicos, como tamberías o tampus incaicos y plataformas ceremoniales como la que se encuentra en la cumbre del volcán Veladero (6.436 m.), cuyo origen y antigüedad aún no fueron determinadas.

Quien desee seguir haciendo turismo en La Rioja puede visitar un imperdible: el Parque Nacional Talampaya, otro regalo de la naturaleza para descubrir.

Temas relacionados