URUGUAY

Descubrimos el Museo del Cannabis en Montevideo

El barrio Sur de la capital uruguaya, epicentro de la bohemia artística de 1960 y 1970, hoy ofrece el Museo del Cannabis de Montevideo.

El Museo del Cannabis de Montevideo (Uruguay) es un emprendimiento privado que inserta al país en un circuito global, junto a museos de la misma temática en ciudades como Barcelona y Ámsterdam.

Al atravesar la puerta de la casona se despliegan en varias salas elementos que conforman la primera colección de estas características, expuesta al público en América del Sur.

logo-baja.jpg

En el hall central se propone, en clave pop, el primer acercamiento al uso recreativo del cannabis. Allí se identifican instrumentos musicales elaborados con la resina del cáñamo y tapas de discos de los Beatles, Bob Marley y Eduardo Mateo.

El recorrido pondera un relato ameno que permite conectar al público con la asombrosa versatilidad de la planta de cannabis, que ha provisto a la humanidad de alimento, indumentaria, papel, redes y medicamentos desde tiempos remotos.

No todas las variedades de cannabis son psicoactivas: su efecto lo determina la presencia de delta tetrahidrocannabinol (THC). Las plantas que se usan para alimentos, textiles y otros fines industriales se las conoce como cáñamo.

MCM2.jpg
Parte del acervo del MCM tieen que ver con elementos elbaorados con derivados del càñamo.
Parte del acervo del MCM tieen que ver con elementos elbaorados con derivados del càñamo.

El acervo del MCM se constituyó a través de donaciones, compras y regalos, mientras que la Fundación Hempstead Project HEART, que trabaja con cáñamo en las comunidades de pueblos originarios en Estados Unidos, aportó algunos textiles. Otros elementos, como camisas y zapatos confeccionados en India, fueron adquiridos online.

Panoramica salón (créditoGastón Bentos).jpg
La tienda de regalos reúne memorabilia vinculada al uso recreativo del cannabis.
La tienda de regalos reúne memorabilia vinculada al uso recreativo del cannabis.

En el jardín botánico, entre plantas de yerba mate, maracuyá, palmeras y cactus, se percibe el aroma dulzón de la planta de cannabis. El circuito concluye en el gift shop, donde abundan los objetos típicos: desde tazas con logos y dibujos hasta jabones y cremas elaborados con aceite de cannabis, ropa confeccionada con la fibra de la planta o elementos para personalizar el uso recreativo, como picadores y pipas.

Embed

Posteá en tu Facebook