SALTA

Peña La Vieja Estación: el sabor de lo auténtico en Salta

En plena movida de "la Balcarce" de Salta capital, con una exquisita cocina gourmet y regional y un espectáculo folklórico se destaca la peña La Vieja Estación.

Con una impecable decoración que evoca el folklore y lo bohemio, La Vieja Estación deleita a sus comensales con los mejores platos regionales, además de una exquisita cocina gourmet de alta montaña y regionales. Es un lugar mágico en la ciudad de Salta que combina peña, danzas folklóricas, grupos en vivo y una palpable comunión entre la cultura local y el visitante.

“Fuimos el primer local de la calle Balcarce: en 1996 se inauguró el Centro Cultural Jorge Cafrune, donde teníamos una biblioteca y dábamos clases de folklore y tango, entre otras actividades. De a poco se fue volviendo más popular y luego vino la peña, todo en referencia al gran cantor, dado que con el tiempo nos hicimos amigos y también hemos realizado homenajes a su música y su obra. Cerca de los 2000, en tiempos de crisis, decidimos, con mi hermano Fidel, mi mujer Verónica y mi primo Ramiro Ruiz, abrir La Vieja Estación. Comenzó como un pub (un día de rock, otro de folclore y otro de jazz) y al año la movida fue tan buena que empezaron a abrirse otras peñas y bares. De a poco la zona empezó a surgir y pelearla”, rememora Tupac Puggioni, fundador de La Vieja Estación.

Embed

Una propuesta distinta en Salta

A partir de ahí, el boom de “La Balcarce” fue una explosión, con una mezcla de bares, locales, pubs y un público ávido de entretenimiento, cultura y diversión: “Un buen servicio y el cambio de la dinámica de la gastronomía de Salta; esos fueron los puntos clave que me encargué de transmitir a mis colegas de la zona. No había un lugar donde hubiera espectáculo, entonces La Vieja Estación llegó para cambiar eso y fue un fenómeno que continúa hasta el día de hoy”, aclara Tupac, al tiempo que agrega que “en el interior de Argentina es difícil conseguir un corredor como éste, con tantas propuestas de show, baile, espectáculos y buena gastronomía”.

“Siempre fuimos un clásico con gente famosa e icónica (Mirtha Legrand, el Chaqueño Palavecino, la despedida de Los Chalchaleros, Intoxicados y demás son algunas de las celebridades que pasaron por sus puertas). La gran diferencia con otras peñas es que acá todo está más planificado, tanto el show como la comida, que es de mucha más calidad que en cualquier lugar de Argentina que tenga espectáculo. La idea es que venís a una peña, pero podés comer como en un restaurante de alta cocina. Nuestra filosofía es que pueden convivir en el mismo ámbito el gomero con el gobernador”, aclaró Tupac Puggioni.

peña la vieja estacion salta 1.jpg
La capacidad de la peña La Vieja Estación es para 120 personas, con planes de expandir a 200.

La capacidad de la peña La Vieja Estación es para 120 personas, con planes de expandir a 200.

La capacidad de La Vieja Estación es para 120 personas, con planes de expandir a 200. El lugar está adaptado para armar eventos y reuniones de gran magnitud, incluso para empresas nacionales y multinacionales.

Baño de cultura y patriotismo

“Nuestro público se compone de diferentes edades y tipos, y tenemos todos los días prácticamente llenos con muchas reservas.”

“En síntesis, somos una peña donde podés tomarte desde una sangría o un vino en jarra, hasta el mejor vino de altura, pasando por un plato gourmet, un tamal, una empanada o una cazuela de cabrito. Todo convive y la esencia es dar un baño de patriotismo y cultura nacional”, concluyó Puggioni.

peña la vieja estacion salta gastronomía.jpeg
La Peña de La Vieja Estación deleita a sus comensales con los mejores platos regionales, además de una exquisita cocina gourmet de alta montaña.

La Peña de La Vieja Estación deleita a sus comensales con los mejores platos regionales, además de una exquisita cocina gourmet de alta montaña.

¿Cómo llegar a La Vieja Estación en La Balcarce?

La zona de la vieja estación de trenes es una de las más ricas en historia de Salta, ya que ha sido, por el ferrocarril, un punto neurálgico del movimiento económico y cultural de la provincia. Su esplendor fue en la década del 50 y 60, sus calles vieron pasar a cuanto viajero llegaba a la provincia, sus hoteles sabían acogerlo y sus bares le mostraban la cultura urbana de la provincia.

Sobre la calle Balcarce se amanecía la famosa Peña El Antigal, que viera pasar a los más grandes del folclore nacional. También los negocios más reconocidos de la época como la Sodería Pastore, el Corralón Gijón, la Bicicletería El Pibe, el Hotel Solá y el Antiguo Cine Balcarce, uno de los primeros en la ciudad.

Esta zona, poblada por bohemios, poetas, cantores y guitarreros de épocas de antaño, guarda el encanto de un tiempo que rememora la nostalgia, la pasión y el sabor de lo auténtico.

Deja tu comentario