nueva normalidad

Coronavirus: ¿Cómo será la temporada de verano en pandemia?

La temporada de verano extendida se caracterizará por los protocolos, las restricciones para hoteles y restaurantes, y la ausencia de testeos. Los detalles.

El gobernador de Buenos Aires, Axel Kicillof, presentó la temporada de verano 20/21 marcada por la pandemia de coronavirus, la cual tendrá una extensión de cuatros meses, y se caracterizará por los estrictos protocolos, y las restricciones para los hoteles y restaurantes, así como por la ausencia de espectáculos teatrales y de testeos previos para viajar a los municipios de la Costa Atlántica.

"Venimos a anunciar que habrá vacaciones de verano: con protocolos, con cuidados, con responsabilidad y con conciencia", ratificó Kicillof, quien además desnudó los requerimientos para vacacionar en la Costa Atlántica, y admitió que la convivencia con el virus es inevitable.

Por su parte, el ministro de Turismo, Matias Lammens, declaró que la situación sanitaria en cada lugar de veraneo se medirá a través de un “semáforo”, y también aseguró que si tienen que tomar alguna restricción a la circulación en los distritos más complicados por la pandemia, lo harán.

“Verde es que están bien, amarillo es una señal de alerta y rojo significa que se encuentra en un momento complejo”, comunicó Matías Lammens, quien sostuvo que la app “Cuidar Verano” no será necesaria ni obligatoria para concurrir a los lugares turísticos, excepto la Costa Atlántica y los destinos que así lo decidan.

Embed

¿Cómo serán los protocolos en los destinos de vacaciones?

Los municipios del Partido de La Costa, junto con Nación y la provincia de Buenos Aires, están diseñando una temporada de verano con distanciamiento en lugares públicos como las playas y una detección temprana del virus. “Se prevé que el proyecto pueda canalizarse a través de la aplicación CuidAr e incluso con un software de trazabilidad para detectar a los contactos estrechos de cualquier persona que se contagie de coronavirus durante sus vacaciones”, adelantaron.

En otro orden, funcionarios bonaerenses aseveraron que apuntan a una temporada de verano lo más extensa posible, para que no haya aglomeraciones; mientras que no se va permitir la permanencia o acceso a lugares de gastronomía o hotelería cerrados sin ventilación natural o por ventilador: “Los sistemas centrales de acondicionadores son propagadores del virus y en cuanto al uso de las piletas van a poder utilizarse bajo un protocolo estricto".

Por otra parte, especificaron que el período estival tendrá dos inicios: “La primera parte empezará el 1° de noviembre y será para los propietarios que no residen en los municipios turísticos; la segunda será un mes después, el 1º de diciembre, para los turistas en general y se extenderá más de tres meses, hasta el 4 de abril”.

Asimismo, enfatizaron que se habilitarán hoteles y gastronomía con limitaciones de ocupación y sin actividad en espacios comunes; al tiempo que no se permitirá el alojamiento en campings, y los eventos culturales solo podrán ser al aire libre.