Novedad

Aerolíneas Argentinas inauguró un lactario en Ezeiza

En el marco del Plan Igualdad EANA 2030, Aerolíneas Argentinas y EANA inauguraron un lactario en el aeropuerto de Ezeiza.

La Empresa Argentina de Navegación Aérea (EANA), continúa desarrollando su Plan Igualdad EANA 2030, en ese contexto y tras firmar un acuerdo con Aerolíneas Argentinas, se inauguró un lactario en el aeropuerto Internacional de Ezeiza. Las instalaciones están a disposición de las trabajadoras de ambas empresas y del Ministerio de Transporte.

El convenio firmado lleva la rúbrica de la presidenta y gerenta General de EANA, Gabriela Logatto, y del titular de Aerolíneas Argentinas, Pablo Ceriani. “Es el primer espacio de lactancia inaugurado de manera conjunta y será el primero de varios que garantizarán el derecho de las trabajadoras en período de lactancia. Es un hermoso proyecto y un orgullo hacerlo junto a nuestra aerolínea de bandera”, comentó Logatto.

“Estoy muy contento por este convenio de colaboración con EANA y poder compartir este espacio de lactancia. Es una medida muy importante, una política del Gobierno Nacional en la que trabajamos colaborando entre organismos. Nos enorgullece y nos pone felices porque es algo demandado, una necesidad para tener mejores condiciones de trabajo y generar igualdad de derechos”, comentó Ceriani.

El nuevo espacio de lactancia se sitúa en la Terminal C del aeropuerto Internacional de Ezeiza y es el séptimo inaugurado por EANA, como parte de su política de inclusión y equidad. Ambas empresas se comprometieron a impulsar la creación de más espacios de lactancia que permitan garantizar el derecho a amamantar de las madres trabajadoras en los distintos aeropuertos del país.

El comunicado de EANA concluye detallando que “los espacios de lactancia favorecen la permanencia laboral de trabajadoras que se encuentren en el período de amamantamiento, al facilitarles un ambiente exclusivo, higiénico y digno para la extracción de leche materna durante sus jornadas de trabajo. Resulta además fundamental para la promoción de la prolongación del amamantamiento. La Organización Mundial de la Salud recomienda que este período se extienda hasta los primeros dos años de vida”.