Jujuy, Argentina

¿Por qué amamos la Quebrada de Humahuaca?

Al norte de Argentina nos encontramos con la provincia de Jujuy y uno de sus máximos tesoros: la Quebrada de Humahuaca, declarada Patrimonio de la Humanidad. ¿Qué la hace única? Nosotros te lo contamos.

POR SUS CAMINOS.

Los viajes constan de dos partes: los traslados y los destinos. En este caso, la Quebrada de Humahuaca deslumbra primero por sus caminos, esos que unen poblados y muestran paisajes de gran belleza. Estamos en un extenso valle montañoso de perfil asimétrico de 155 km. de longitud que corre en dirección Norte-Sur, ubicado en la región Norte Argentino. La aridez del escenario circundante, las montañas de colores y los pequeños oasis de verde, son algunas de las características del lugar.

POR SUS DESTINOS.

humahuaca-calle.jpg
La calles de los pueblos tienen ese encanto especial: aquí Humahuaca.
La calles de los pueblos tienen ese encanto especial: aquí Humahuaca.

La otra parte del derrotero, los poblados, constituyen un atractivo único: algunos han quedado en el tiempo, muchos son fotogénicos y todos son realmente seductores. Purmamarca, Tilcara y Humahuaca son tres paradas obligatorias para quien visita la Quebrada. A modo de resumen, el primero se identifica con el Cerro de los Siete Colores, famoso por las sorprendentes tonalidades que imprimen en su ladera los diferentes minerales. Atención que las mejores fotos se obtienen antes del mediodía ya que es durante la mañana cuando el sol se ubica a espaldas de los visitantes. En su plaza principal funciona todos los días un colorida feria de artesanías que recibe a cientos de turistas. Tilcara, por su parte, es el pueblo con mejor infraestructura para la actividad turística en la Quebrada, por lo que muchos la eligen para hacer base. Destacan sus noches para disfrutar de las peñas con música folclórica en vivo. La que completa la tríada, Humahuaca, es la entrada a La Puna jujeña y la última localidad importante de la Quebrada en el camino hacia el norte. Se trata de una localidad pintoresca, ideal pare recorrerla caminando por sus estrechas calles y admirar las diferentes casas y edificios.

POR SU RIQUEZA HISTÓRICA.

La Quebrada de Humahuaca fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en la categoría Paisaje Cultural. A lo largo de 10 mil años, este valle andino ha sido el escenario de gran parte de los desarrollos culturales de la región y de los países vecinos de América del Sur, en un recorrido ininterrumpido que abarca desde la instalación de los primeros pueblos cazadores –hace unos 10 milenios– hasta la actualidad. En tal sentido, la Quebrada de Humahuaca ha funcionado como vía de interacción, vinculando territorios y culturas distantes, desde el Atlántico al Pacífico y desde los Andes a las llanuras meridionales.

POR SUS RESTOS ARQUEOLÓGICOS.

PucarádeTilcara.jpg
El Pucará de Tilcara, una de las huellas arqueológicas más importantes de la zona.
El Pucará de Tilcara, una de las huellas arqueológicas más importantes de la zona.

Tilcara destaca, además, como importante centro arqueológico debido a los vestigios de antiguos asentamientos indígenas. El Pucará de Tilcara es el yacimiento arqueológico más importante de Argentina: fue una defensa y asentamiento de los habitantes precolombinos de la Quebrada, instalada en una zona estratégica por el cruce de antiguos caminos, desde donde se podía vigilar y controlar los accesos a diferentes regiones del noroeste. Las ruinas fueron descubiertas por el etnógrafo Juan Bautista Ambrosetti, quien comenzó con la obra de recuperación del lugar en 1908. El área arqueológica del Pucará de Tilcara tiene una extensión de 15 ha. divididas en diferentes sectores como las viviendas, los corrales, el centro ceremonial y el cementerio.

POR SU GENTE.

El turismo rural comunitario es una experiencia interesante para mezclarse con la gente de la Quebrada, aprender del campo y sus secretos. Todo esto gracias a lo lugareños que en ciertos emprendimientos comparten las tareas rurales. En concreto, se trata de dejar de ser un simple visitante para pasar a ser un jujeño más.