Chubut

10 razones para visitar Puerto Madryn este verano

Asociamos Puerto Madryn (Chubut, Argentina) con las ballenas y los pingüinos, pero el destino tiene mucho más para conocer, sobre todo en temporada de verano.

-Vida de playa. Verano es sinónimo de sol y playa. Y en Puerto Madryn la propuesta está presente con una costa delineada por una amplia extensión de arena que se incrementa aún más cuando la marea baja.

Desde el muelle, en el centro de la ciudad, hasta el Monumento al Indio, se disponen kilómetros de playa para caminar o relajarse frente a las aguas calmas del golfo Nuevo. De manera que los viajeros pueden disfrutar de jornadas de sol y mar, con temperaturas que alcanzan los 35ºC, mientras que el agua ronda los 18ºC.

-Actividades al sol. Como muchos destinos de la costa, Puerto Madryn cuenta con paradores que ofrecen todos los servicios para los turistas.

La mayoría brinda la posibilidad de contratar clases de windsurf y kite, paseos en kayak, tablas y clases de stand up paddle y yoga, realizar bautismos de buceo y disfrutar de esnórquel con lobos marinos en Punta Loma.

-Turismo aventura tierra adentro. Más allá de las actividades de playa, el destino despliega propuestas vinculadas al turismo aventura. Así, por ejemplo, ofrece la posibilidad de hacer un trekking al cerro Avanzado, subiendo y bajando por cañadones, áreas intermareales y huellas de campo. El paseo incluye la interpretación de la flora del lugar y de los fósiles marinos.

Este circuito se puede hacer en mountain bike o 4X4, esta última modalidad también se utiliza para trayectos más largos por toda la península, combinando con otras actividades de aventura y el pernocte en campamentos.

-Sabores autóctonos. La gastronomía de Puerto Madryn fue escalando posiciones con la incorporación de restaurantes, chefs de renombre y eventos, como el ya célebre Madryn al Plato.

Los turistas que arriben podrán probar platos característicos a base de cordero, algas wakame y salicornias, cristales de sal, langostinos, navajas y calamares.

-Museos de la ciudad. Una de las visitas obligadas para una tarde de lluvia es el Ecocentro, un espacio para que el visitante se relacione con el mar como fuente de vida y escenario de la biodiversidad, mediante exhibiciones y muestras de arte.

Otros sitios interesantes son el Museo Provincial de Ciencias Naturales y Oceanográfico, cuyo valor agregado es el edificio llamado chalet Pujol; el Museo Municipal de Arte, donde exponen artistas locales y nacionales; el Centro de Estudios Históricos, que fuera una estación del ferrocarril; el Museo del Desembarco y Sitio Histórico Punta Cuevas, a donde llegaron los galeses; el Museo de Rocas y Minerales Gemas; y la Casa Tassier, que data de 1913 y sorprende por su estilo y construcción.

-Lo clásico: fauna y flora. La estrella del verano es el pingüino de Magallanes que permanece hasta abril en las costas de la zona y se lo puede ver en Punta Tombo, la colonia que alberga a más de 1 millón de ejemplares y es considerada una de las más grandes del mundo a nivel continental.

Otros sitios donde recalan son los pingüinos son la Estancia San Lorenzo y la Reserva El Pedral, en Punta Ninfas.

En esta época también se ven aves, toninas, delfines, lobos, elefantes marinos y orcas. A estas últimas se las avizora en la Reserva Punta Norte, donde se varan intencionalmente en la playa para alimentarse de lobos marinos.

-Excursiones para pasar el día. Hay todo un circuito que une Trelew, Rawson, Gaiman, dique Ameghino y bosque petrificado, que despliegan varias atracciones, por lo cual en algún caso hasta es conveniente permanecer al menos una noche.

Trelew dista a 67 km. de Puerto Madryn y merece visitarse por su Museo Paleontológico Egidio Feruglio. Luego, por la Ruta Nacional 25 se llega a Rawson, con varios museos, y más adelante a playa Unión. A 15 km. despunta Gaiman, con el legado galés, mientras que a 100 km. se encuentra el dique, epicentro de actividades de aventura. El corolario de este paseo es el bosque petrificado Fiorentino Ameghino con huellas de más de 60 millones de años.

-Un plus: isla de los Pájaros. Cerca de la costa del istmo Carlos Ameghino, la isla en realidad es un tómbolo, es decir, una porción de la meseta que en la bajamar queda unida al continente. Cada 12 horas se produce este fenómeno dejando a la vista parte de la vida submarina (algas, cangrejos). Este lugar posee un gran valor biológico porque es utilizado por aves marinas y costeras para reproducirse (gaviotas, cormoranes, ostreros, patos). Mientras que en la playa cercana se pueden avistar flamencos, gaviotines y gaviotas.

-Destino inclusivo. Desde 2012 el destino viene trabajando en programas de accesibilidad en alojamientos y servicios turísticos. Hoy varios establecimientos forman parte de ese programa para que todos puedan disfrutar de la oferta de Puerto Madryn.

-Espectáculos para todos. Si bien este es un año muy particular, los veranos se suelen presentar espectáculos de teatro, conciertos, eventos deportisovos y culturales.

Informes: www.madryn.travel

Deja tu comentario