Escapadas

3 lagunas de Buenos Aires para escaparse del calor citadino

Cuando llega el verano las lagunas de Buenos Aires se convierten en escenarios para los deportes náuticos y, obviamente, como opción para refrescarse.

Si bien son destinos de todo el año, en verano las lagunas de Buenos Aires ofrecen el plus de poder nadar en ellas o practicar deportes náuticos. Además, resultan perfectas para explorar su naturaleza circundante. Aquí tres lagunas de Buenos Aires ideales para una escapada.

¿Qué hacer en la Laguna de Chascomús?

Con una extensión de 3.044 ha. y 2 m. de profundidad promedio, la laguna de Chascomús es un clásico de la provincia de Buenos Aires al que siempre queremos volver.

Ubicada en la cuenca del Río Salado, la laguna es la más grande del sistema Las Encadenadas, con una infinidad de propuesta para hacer actividades náuticas, como la laguna de Chascomús ofrece la posibilidad de hacer kitesurf, windsurf, kayak, natación, remo y pesca.

La laguna también es sede de competencias natación, regatas y triatlones, por sus vientos y fácil acceso.

Todas estas opciones se pueden complementar con paseos en bicicleta, caminatas y safaris fotográficos para captar aves y animales alrededor del espejo de agua, que se extiende por 30 km.

Asimismo, en la costanera de Chascomús se puede cerrar el día disfrutando de una cena en alguno de los múltiples restaurantes que se levantan allí.

La ciudad tiene una gran oferta de alojamientos, incluyendo cabañas, hoteles, hoteles boutique y campings.

Actividades en la laguna de Lobos.

Preciada por los pampas y querandíes por sus aguas, el barro arcilloso para hacer vasijas, la pesca y el cuero que les proveía ese animal, hoy la laguna de Lobos y las áreas aledañas de Villa Logüercio y los barrios Bahía de los Lobos y Araucaria se sustentan principalmente del turismo.

La laguna de Lobos, cuyo nombre refleja la existencia de coipos o lobitos de río en esta región, es un área de una gran riqueza natural por tratarse de un humedal de 800 ha. en la que conviven diversas especies vegetales y animales.

Los fanáticos de la adrenalina pueden disfrutar de hacer windsurf, kitesurf y motonáutica; mientras que para los espíritus más tranquilos están las opciones del alquiler de botes o kayaks, así como pesca de carpas, bagres y pejerreyes desde la costa o en embarcación.

Además de las actividades náuticas, los visitantes pueden disfrutar de avistaje de aves, astroturismo, caminatas, y feria de artesanos y emprendedores.

Este destino tiene una variada oferta de alojamientos: campings, glampings y el histórico hotel El Pescador, que nació en los años cincuenta con el inicio del turismo en esta zona.

Turismo en la laguna de Chasicó.

Con una extensión de 12 mil ha., Chasicó es una de las lagunas más grandes de la provincia de Buenos Aires y además es una de las más importantes en la pesca de pejerrey desde una embarcación o desde la costa.

El balneario de Chapalcó, ubicado sobre la laguna, se caracteriza por sus playas de suaves declives y por su poca profundidad.

Uno de los sitios de interés más fascinantes son las salinas Chicas que forman la depresión más profunda de la provincia de Buenos Aires por estar a 42 mdnm. Allí se produce un fenómeno de gran belleza cuando durante la puesta de sol el cielo se espeja sobre la sal. En noviembre y diciembre se suma a este escenario los tonos entre violáceos y rosados de los flamencos.

En 1999 este lugar, compartido con Puán, fue declarado Reserva Natural de Objetivos Definidos Mixtos con la intención de proteger a más de 140 especies de aves y mamíferos, así como diferentes variedades de plantas en peligro de extinción como el caldén. Es toda una aventura conocerlo a través de las visitas guiadas.

Esta villa turística cuenta con todos los servicios: cabañas, casas de alquiler, proveeduría, restaurante, baños y duchas públicas, fogones, camping, sala médica, policía, guardavidas y guardaparque.

Buenos Aires tiene más opciones para disfrutar del turismo de naturaleza.

Temas relacionados

Deja tu comentario