ARGENTINA

Jujuy: magníficos valles de altura y sorprendentes viñedos

En su rico territorio, Jujuy le ofrece al visitante apreciar paisajes únicos en sus valles de altura, además de conocer uno de los viñedos más altos del mundo.

A poco más de 200 km. de la capital provincial, el visitante que se aventure a recorrer el noreste de Jujuy se encontrará con los valles de altura, región con inigualables depósitos de aguas termales y vestigios del Qhapaq Ñan (Camino del Inca), además de alternativas de turismo aventura y rural que ofrecen comunidades originarias sobre las rutas provinciales 83 y 73.

¿Qué hacer en los valles de altura de Jujuy?

Las opciones incluyen desde travesías de dos días hasta caminatas por deslumbrantes senderos, o actividades como preparar un plato regional y conocer los usos medicinales de hierbas en el campo.

El broche de oro en ambos corredores viales lo ofrece el paisaje de transición, con un deslumbrante horizonte que combina las imponentes formaciones de la región de la Quebrada y la vegetación característica de las Yungas.

Este enclave posibilita experiencias únicas de trekking, cabalgatas y observación de aves, entre otras actividades.

Es posible realizar travesías de dos días y caminatas de tres horas por deslumbrantes senderos, o elegir entre propuestas como ordeñar una cabra o preparar queso.

Jujuy Valle Colorado.jpg
Jujuy: Valle Colorado, con sus circuitos “Cascada el Tornito” y “El Churqui”, exhibe la fisonomía de la transición desde las Yungas a la Quebrada.

Jujuy: Valle Colorado, con sus circuitos “Cascada el Tornito” y “El Churqui”, exhibe la fisonomía de la transición desde las Yungas a la Quebrada.

¿Qué recorrer en los valles de altura?

San Francisco, Pampichuela, Valle Grande y Valle Colorado son algunas de las localidades que el turista podrá recorrer luego de subir por la ruta nacional 34 y adentrarse en el corredor de la 83, en pleno territorio de las Yungas, con todas las variantes que propone la selva.

Las azuladas termas del Jordán y los circuitos de fracking “Monteando el silencio” y “Aguada del Cedro”, de entre dos y cinco horas, son algunas de las travesías que ofrece San Francisco, a tan solo 1.475 msnm.

Rumbo al norte, pasando el Parque Nacional Calilegua –un atractivo en sí mismo, con múltiples opciones–, se encuentra Pampichuela, donde se puede efectuar a caballo o caminando el circuito “La Cumbre”, de dificultad media y con una duración de cinco horas ida y vuelta.

Jujuy.jpg
En esta zona de Jujuy los habitantes conservan modos de vestir ancestrales.

En esta zona de Jujuy los habitantes conservan modos de vestir ancestrales.

Más circuitos jujeños

Otras travesías que proponen contacto con la naturaleza característica de la región se pueden realizar unos kilómetros más hacia el norte, llegando a Valle Grande, en los circuitos “La Junta” y el arroyo La Loza, con caminatas o cabalgatas de hasta un día de duración entre cascadas, montes y bosques ideales para acampar.

Hacia el final del corredor de la ruta 83, a unos 2.000 msnm., Valle Colorado es la última localidad para visitar y donde los circuitos “Cascada el Tornito” y “El Churqui” exhiben la fisonomía de la transición desde las Yungas a la Quebrada, y donde los habitantes conservan modos de vestir ancestrales.

En la zona también se encuentra el circuito “Cortadera”, que lleva al turista por sus formaciones de altura y por los vestigios del tramo jujeño del Camino del Inca, declarado por la Unesco como Patrimonio de la Humanidad. Allí se pueden apreciar antiguos callejones y rocas talladas.

Asimismo, las huellas del Qhapaq Ñan también se podrán disfrutar en recorridos desde Santa Ana y Caspalá, otros dos pequeños poblados de los valles de altura.

Jujuy Vinos Extrema Altura.jpg
Los viñedos de Jujuy deslumbran por hallarse entre los más altos del mundo.

Los viñedos de Jujuy deslumbran por hallarse entre los más altos del mundo.

Magníficos viñedos en la altura

Los viñedos de Jujuy deslumbran por hallarse entre los más altos del mundo, en locaciones donde la amplitud térmica y la alta heliofanía dan como resultado vinos con identidad única, compleja y de gran color.

Al respecto, vale destacar que el Instituto Nacional de Vitivinicultura (INV) reconoció la Indicación Geográfica (IG) “Quebrada de Humahuaca”, que se encuentra entre las regiones más altas del mundo para la producción de uvas y elaboración de vinos.

Las altitudes van desde los 2.094 msnm. en Tumbaya hasta un pequeño valle llamado Moya, cercano a Chucalezna, que asciende hasta los 3.319 msnm.

Algunos de estos vinos han sido distinguidos por su alta calidad con 93 puntos Parker por reconocidos sommeliers internacionales.

La altura en la Quebrada es bastante extrema y el clima es un tanto adverso; solo llueve 150 mm. anuales.

Las mañanas son bien frescas, hace calor en el día y por la noche la temperatura baja considerablemente. De este modo, las uvas maduran en su grado óptimo.

Además, los vientos predominantes en la zona confieren a las uvas una sanidad maravillosa.

Bodegas de la Quebrada de Humahuaca

  • Bodega Zucchino: nada menos que a 3.319 msnm, desafiando todos los límites conocidos, es donde Claudio Zucchino decidió armar una estiba de sus botellas a una temperatura permanente de alrededor de 12ºC. Produce vino tinto de corte blend (malbec 60%, merlot 10%, syrah 30%). Son viñedos orgánicos.

  • Bodega Fernando Dupont: se encuentra en la localidad de Maimará, con el marco de los cerros que reciben el nombre de La Paleta del Pintor, en plena Quebrada de Humahuaca. Fernando Dupont se mudó aquí en 2001 con su mujer Amelia, y en 2007 lograron la primera cosecha junto al ingeniero Prates. De ahí nacieron los vinos Punta Corral, Pasacana y Rosa de Maimará. Elabora vinos malbec, cabernet sauvignon, syrah y cabernet franc. Los cortes obtenidos son guardados en barricas de roble francés. Marcos Etchart, hijo de Arnaldo Etchart, es asesor del establecimiento.

  • Bodega Perchel: ubicada a 2.656 msnm., en el camino entre Tilcara y Huacalera, a la izquierda de la ruta Nacional N° 9. Pertenece a los hermanos Javier y Mabel Vargas, e inició su actividad en 2009. El primer vino creado se llamó Runa, en honor “al ser sabio y fuerte”, la persona de la Quebrada. Con 12 meses en barricas de roble americano, fue elaborado con 60% syrah y 40% malbec. Es un vino con presencia y elegancia.

  • Don Milagro: es un pequeño emprendimiento del empresario Gastón Cruz, en la bella localidad de Purmamarca, a 2.300 msnm., próximo al río Grande. Elabora un torrontés bajo el nombre de Carnaval (seco y dulce), un tinto que se llama Pueblo Rojo y otro rosado de nombre Criolla (éste particularmente con poca graduación de alcohol). También produce un malbec con seis meses de barrica para guardar alrededor de cinco años.

  • Viñas de Uquía: es un alojamiento que se halla en el km. 1.799 de la ruta nacional N°9. Cuenta con una pequeña bodega donde se visitan dos fincas: La Colorada, a 2.750 msnm; y Moya, que pertenecía a una mina. Al igual que en otras partes del mundo, los socavones de minas han sido utilizados para estacionar quesos y guardar vinos y cervezas. Esta finca se halla a 3.329 msnm., de donde se extraen las uvas para hacer el vino Uraqui.
    Jujuy Vinos Extrema Altura.jpg
    En Jujuy la amplitud térmica y la alta heliofanía dan como resultado vinos con identidad única, compleja y de gran color.

    En Jujuy la amplitud térmica y la alta heliofanía dan como resultado vinos con identidad única, compleja y de gran color.

  • Bodega Escuela Xuxuy: se trata de un emprendimiento familiar liderado por Carlos Spadoni junto a su esposa Berta Miranda, oriundos de Mendoza, quienes elaboran vinos artesanales con mucha pasión y dedicación. El establecimiento se encuentra en Villa Jardín de Reyes, a 12 km. de las termas de Reyes. (Ubicación: Enrique Romero, Y4600, San Salvador de Jujuy.)

  • Finca Villa del Cielo: se encuentra en un bellísimo enclave, en Huichaira, en lo que fue un poblado prehispánico. El emprendimiento comenzó en 2014 y su hacedor es Alejandro Nieva. La finca se emplaza a 7 km. de Tilcara y los socios de Nieva son Alejandro Sejanovich y Jeff Mausbach.

  • Bodega Mis Primeros Frutos: está ubicada en la localidad de Monterrico, en Perico. Luego de reciclar un edificio que data de 1930, Ángel Gómez y su mujer decidieron en 2010 apostar a los vinos de los valles. Elaboran vino artesanal malbec, merlot, cabernet sauvignon y syrah, con elementos y utensilios que permanecieron de la antigua bodega.

  • Bodega Tukma: funciona en Tolombón, donde cuenta con una pequeña finca justo en el sitio donde pasa el trópico de Capricornio, en Huacalera, otra de las localidades de la Quebrada de Humahuaca. El viñedo está a 2.678 msnm. y posee 18 mil plantas de sauvignon blanc, además de cepas tintas pinot noir, malbec y merlot.

Cabe mencionar que todos las mencionadas están nucleadas en la Asociación de Bodegas de la Quebrada de Humahuaca, creada en 2006 por productores y bodegueros que trabajan en conjunto para aumentar la superficie de plantación, la producción de vinos y su comercialización.

www.turismo.jujuy.gov.ar

Disfrutá tus vacaciones. DIsfrutá Jujuy.

Temas relacionados