experiencias

Día del sommelier: 5 tips para hacer una cata sensorial de vino

Palpitando el Día del sommelier te contamos algunos 5 tips a tener en cuenta antes de hacer una cata sensorial de vino.

El mejor vino que podemos probar es aquel que nos guste. Ese es el secreto de toda degustación. Por eso hacer una cata sensorial significa también conocer se a uno mismo y sus preferencias.

De todos modos, para poder disfrutar de una copa al máximo, palpitando el Día del sommelier, te contamos 5 tips a tener en cuenta antes de hacer una cata sensorial.

Vino oler I.jpg
Antes de hacer una degustación de vino, hay que mejorar el rejistro olfativo.

Antes de hacer una degustación de vino, hay que mejorar el rejistro olfativo.

1. Ampliar el registro olfativo

Para poder disfrutar un vino de la mejor manera, lo ideal es comenzar a ampliar el registro olfativo que tenemos. ¿Cómo lograrlo? Simplemente, oliendo. No solo bebidas alcohólicas, sino frutas, verduras, semillas, flores, frutos secos, infusiones e, incluso, materiales nobles, como la madera.

Vino comer.jpg
Degustación de vino: probar en los días previos alimentos primarios con sabores dulces, amargos, salados y ácidos.

Degustación de vino: probar en los días previos alimentos primarios con sabores dulces, amargos, salados y ácidos.

2. Conocer las áreas básicas de sabores

En este caso pasamos a otro sentido, el del gusto. Antes de hacer una degustación hay que saber que nuestro paladar registra cuatro sabores básicos: dulce, salado, ácido y amargo. En los días previos a la degustación, no inmediatamente antes, probar alimentos básicos para reconocer estos sabores en la boca.

Por otra parte, antes de probar una copa de vino enjuagar la boca con agua, haciendo gárgaras incluso, para ampliar tu potencial y barrer con sabores que puedan adulterar la degustación.

Vino servir.jpg
Servir el vino en una copa fajinada, preferentemente de tallo largo y sobre un fondo blanco.

Servir el vino en una copa fajinada, preferentemente de tallo largo y sobre un fondo blanco.

3. Hacer una apreciación visual

Servir el vino en una copa fajinada, preferentemente de tallo largo, inclinándola a 45° y sobre un fondo blanco. Puede ser un mantel, servilleta o, incluso, una hoja de papel.

Esto nos permitirá apreciar bien el color, el brillo y la pureza de la bebida. Además nos dará algunos indicios de la añada: cuanto más intenso los colores, más año de guarda tiene el vino.

Además, hacer rodar la bebida por la copa nos da una pista sobre la graduación alcohólica: más vetas deja sobre el cristal, más alcohol tiene.

Vino oler.jpg
Además de apreciar con la vista, al vino hay que olerlo.

Además de apreciar con la vista, al vino hay que olerlo.

4. Apreciación olfativa

Además de apreciar con la vista, al vino hay que olerlo. Volvemos hacer círculos con la copa y adentramos la nariz. Preferentemente cerrar los ojos; así se potencia el sentido del gusto. Oler y buscar en nuestro registro olfativo los olores primarios, como a uva y alcohol.

Luego, cuanto más se oxigena el vino, más olores secundarios se desprenderán, como a flores, frutar o hierbas.

Vino vista.jpg
Beber: cuanto más equilibrio sintamos en el paladar, mejor vino estamos tomando.

Beber: cuanto más equilibrio sintamos en el paladar, mejor vino estamos tomando.

5. Beber

Una vez que tomamos el vino, distribuirlo por toda la boca, para buscar los cuatro sabores del tip 2. Cuanto más equilibrio sintamos en el paladar, mejor vino estamos tomando. En esta instancia pueden aparecer texturas, como a seda o untuosidad.

Una vez que lo tragamos, estamos en la instancia de degustación retronasal, donde se conjugan las sensaciones del olfato y el gusto. Allí es donde aparecen más matices, como el sabor a chocolate, madera, cereza, durazno o frutos rojos.

Otras notas sobre vino que te pueden interesar

Día del sommelier: 5 aptitudes que deben tener los expertos en vino

Día del sommelier: ¿por qué se celebra el 3 de junio el día de los expertos en vino?

Merlot: el vino que marida con los sabores del Mediterráneo

Vinos ideales para primavera: jóvenes, frescos y dulces

Vinos: ¿qué nuevo Cabernet Sauvignon hay para probar?

Temas relacionados

Deja tu comentario