San Martín de los Andes

Vacaciones de invierno: todo sobre la Ruta de los 7 Lagos

Además de la nieve, San Martín de los Andes cuenta con paseos y actividades imperdibles en vacaciones de invierno. Uno de ellos es la Ruta de los 7 Lagos.

Se trata de un recorrido por la mítica Ruta 40 que une a las localidades de San Martín de los Andes y Villa La Angostura. Atraviesa dos parques nacionales —el Lanín y el Nahuel Huapi en 110 km. de camino sinuoso entre montañas y bosques, que permite asomarse a la belleza natural de la Patagonia.

La Ruta de los 7 Lagos lleva a conocer los lagos Lácar, Machónico, Falkner, Villarino, Escondido, Espejo y Correntoso. ¿Y el Nahuel Huapi? También lo visitamos y te contamos los secretos de esta ruta increíble de la Patagonia argentina.

La Ruta de los 7 Lagos en un mismo día

“Dame la mano y vamos a darle la vuelta al mundo” se escucha la canción de Calle 13, mientras por las ventanillas de la combi asoma un paisaje nevado de cuento. La letra de la canción nos acompaña porque dice “Quiero correr por 7 Lagos en un mismo día”, y este es el lugar al que llegan turistas de todo el mundo para hacerlo. Pero dice mucho más.

Y aún más después de una pandemia en la que, de viaje, nuestras miradas se cruzan estas vacaciones de invierno con las de desconocidos que también soñaron con salir del encierro y llegar hasta San Martín de los Andes. Y emprender este camino para ver los 7 Lagos encadenados, con diferentes colores, rodeados de vegetación, enmarcados por montañas que van mostrando sus cumbres blancas. Lo mejor del paisaje de la Patagonia argentina en un solo día.

En vacaciones de invierno, cuando los paisajes están nevados, esta excursión también se realiza, y es un imperdible para conocer la zona.

Saliendo de San Martín de los Andes la Ruta de los 7 Lagos en seguida trepa en las montañas y deja ver desde lo alto el lago Lácar y el bosque andino patagónico, junto a una vista increíble de la ciudad.

7 lagos SMAndes 2 nevada.jpg
San Martín de los Andes es el inicio o el fin de la Ruta de los 7 Lagos, que en invierno entrega bellas postales nevadas.

San Martín de los Andes es el inicio o el fin de la Ruta de los 7 Lagos, que en invierno entrega bellas postales nevadas.

El bosque y el flautista de Hamelín

Es buen momento para aprender a mirar el bosque y escuchar un cuento. En el bosque se entremezcla una diversidad de especies: ñires bajos que pierden sus hojas en invierno y dejan ver la típica “barba del Diablo”, un liquen que se posa en sus ramas para captar el sol. Y los coihues, siempre verdes que mantienen sus hojas y realizan fotosíntesis todo el año.

En el sotobosque hay especies verdes y grises, entre las que destaca una cañas con varillas de 2 m. de alto. Es la caña colihue, maciza, nativa de estos bosques, y tan caprichosa que florece cada 50 años. En ese momento se esmera y la floración es abundante. Detrás de ella llegan las semillas, alimento para varias especies, que entonces se reproducen.

Así, aumenta la población de casi toda la fauna regional: aves, zorros, pumas y también de ratas y ratones. Como en el cuento del flautista de Hamelin, los roedores parecen estar por todas partes.

Pero de repente las ratas corren hacia lagos y ríos y se ahogan. Las dotes mágicas del flautista tienen una explicación: la gran cantidad de semillas ingeridas da mucha mucha sed y los roedores se abalanzan hacia los cursos de agua. Al entrar en contacto con el líquido, las semillas se hinchan y revientan, al igual que las ratas. Esta escena inverosímil se dio en 2017 en esta zona cercana a San Martín de los Andes, en las bellas curvas de la Ruta de los 7 Lagos.

Los límites y una arquitectura para "materializar la Patria"

La Ruta de los 7 Lagos, conocida por la belleza de sus paisajes, va deteniéndose en diferentes miradores que permiten ver desde el mejor punto los lagos y su entorno. Luego de dejar atrás el Lácar y San Martín de los Andes, las curvas se suceden rumbo al lago Machónico.

Pero en el primer tramo de la Ruta de los 7 Lagos sobresale también un peculiar arroyo: el Arroyo Partido. El nombre se debe a que sus aguas se bifurcan: la mitad corre hacia el océano Atlántico y mientras el resto toma rumbo contrario y va hacia el Pacífico. Además de llamativo, el fenómeno es destacable porque hizo que se definiera a las altas cumbres y no las divisorias de aguas como criterio para demarcar la por entonces conflictiva frontera con Chile.

Geografía, historia y arquitectura se mezclan en esta región, que en la década del 30 vio llegar a Parques Nacionales a un territorio hasta entonces solo ocupado por fuerzas militares donde no había policía, prefectura, vialidad ni ninguna otra institución.

La idea fue entonces llegar al sur argentino para “materializar la patria”, encargándose de caminos, puentes, instituciones del estado y del turismo. La presencia sólida del estado debía representarse con un estilo arquitectónico único que tendría bases de piedra, paredes de madera como principal material de la zona y techos con fuerte pendiente, que se asimilaran a las elevaciones del paisaje, ya fuera de tejuelas de madera o chapa, como los que levantaron los primeros colonos.

Este concepto se plasmó en la arquitectura de estilo pintoresco ideada por Alejandro Bustillo para integrarse al paisaje. En la actualidad, la reglamentación indica que el 70% de las fachadas deben tener materiales de la zona o que simulen serlo.

El lago Falkner al alcance de la mano

El Falkner es el primero de la Ruta de los 7 Lagos que está al alcance de la mano. Pero la parada requiere sortear uno obstáculo. O mejor dicho, tres. Tres vacas imperturbables que lamen la ruta. Apenas una de ellas alza la vista para mirar al conductor de la combi y sus sorprendidos pasajeros.

Es que para evitar la formación de hielo se suele tirar sal sobre las calzadas, y el ganado se estaciona allí sin interesarse por la gran cantidad de turistas que vienen a pasar aquí sus vacaciones de invierno.

Estamos casi en la mitad de la Ruta de los 7 Lagos, a unos 50 km. de San Martín de los Andes. Una angosta franja de tierra separa al Falkner del siguiente lago, el Villarino. Luego, un canal de unos 300 m. une al Falkner y al Villarino en una enorme extensión de agua dulce.

El lago Villarino también se puede apreciar desde un mirador, o desde su playa, a un costado de la Ruta de los 7 Lagos, rodeado de montañas y un bosque de coihues.

7 lagos falkner carteleria_siete_lagos_13.jpg
El lago Falkner es la primera parada en la Ruta de los 7 Lagos que permite pisar una playa y tocar el agua transparente del lago.

El lago Falkner es la primera parada en la Ruta de los 7 Lagos que permite pisar una playa y tocar el agua transparente del lago.

Escondido y Espejo, mis elegidos

Elegir un punto de la Ruta de los 7 Lagos es una tarea tan complicada como subjetiva. Cada uno tendrá su corazoncito en una curva, un mirador, una foto, un momento de estas vacaciones de invierno en San Martín de los Andes.

El mío se divide en dos. El primero es el Escondido, que hace honor a su nombre y apenas se deja vislumbrar entre los troncos de los árboles. Pero allá abajo, el color del agua que asoma entre las vegetación es de un verde tan indescriptiblemente bello, brillante y profundo que parece de otro planeta.

También el nombre lo dice todo en el caso del Espejo, y el modo en que refleja las montañas con sus picos nevados en perfecta simetría invita a sacar una y otra foto. Detrás del Espejo se encuentra el cordón montañoso de Caulle, al que pertenece en volcán Puyehue, que un poco más adelante en esta Ruta de los 7 Lagos será el protagonista de otra historia difícil de creer, pero verdadera.

7 lagos Escondido Neuquentur.jpg
El lago Escondido, con su color verde profundo que apenas asoma entre los árboles, es uno de los más hermosos de la Ruta de los 7 Lagos que une San Martín de los Andes con Villa La Angostura.

El lago Escondido, con su color verde profundo que apenas asoma entre los árboles, es uno de los más hermosos de la Ruta de los 7 Lagos que une San Martín de los Andes con Villa La Angostura.

El Correntoso, el río más corto del mundo y el Nahuel Huapi

Le sigue el lago Correntoso, donde haremos una de las paradas más espectaculares de la Ruta de los 7 Lagos. Es para atravesar el río más corto del mundo, también llamado Correntoso, que une el lago de ese nombre con el Nahuel Huapi en un pequeño tramo de unos 800 m.

Un puente lo atraviesa y permite ver a ambos lados, muy cerca, el imponente despliegue de los dos lagos. Y debajo el breve pero enérgico río que corre sobre las piedras uniendo las aguas transparentes.

Un poco más adelante, un cartel corpóreo invita a tomarse una foto con el nombre de Villa La Angostura. La vista de fondo es Puerto Manzano, sobre el Nahuel Huapi. Cuando la Ruta de los 7 Lagos parece estar por llegar a su fin, Villa La Angostura tiene otra historia para contar.

7 lagos rio correntoso VLA.jpg
Un puente atraviesa el río Correntoso —el más corto del mundo— que une los lagos Correntoso y Nahuel Huapi en la Ruta de los 7 Lagos.

Un puente atraviesa el río Correntoso —el más corto del mundo— que une los lagos Correntoso y Nahuel Huapi en la Ruta de los 7 Lagos.

Villa La Angostura y el volcán

Pronosticar la erupción de un volcán no es tarea sencilla. Y puede complicarse aún más si los especialistas toman por reales esas líneas imaginarias que delimitan las naciones.

Así, en 2011, la localidad argentina de Villa La Angostura quedó sepultada por 60 cm. de cenizas expulsadas por el volcán Puyehue, en territorio chileno. Fue un 4 de junio, cuando a las 15.30 la ciudad se sumió en la oscuridad y todo se volvió gris. Se estima que se trató de la mayor erupción en 10 mil años.

Mucha gente se fue, algunos llevando sus animales. Los que quedaron no sabían si podían beber el agua, ni qué hacer con las cenizas de sus techos, que juntaban en carretillas y amontonaban en los patios solo para notar que al poco rato se había vuelto a esparcir y a cubrirlo todo. La bella Angostura pasó a ser tristemente apodada Villa La Angustia.

Con el paso de los días el municipio amontonó 1.800 camionadas de cenizas en tres grandes montículos. Uno de ellos aún se ve al costado de la Ruta de los 7 Lagos. Se convertirá en suelo fértil para este bosque, para la belleza del paisaje patagónico y para recordar el tesón y la fortaleza que imprimen en cada gesto los habitantes de estas tierras.

7 lagos Villa La Angostura.jpg
El pintoresco mercado en el centro de Villa La Angostura invita a hacer una pausa en la Ruta de los 7 Lagos.

El pintoresco mercado en el centro de Villa La Angostura invita a hacer una pausa en la Ruta de los 7 Lagos.

Bahía Brava, Bahía Mansa y la hamaca más linda del mundo

Poco queda hoy de esa angustia en las cuidadas calles del centro comercial de Angostura, con construcciones de troncos, locales que venden souvenires coloridos, chocolaterías, bares y restaurantes. La parada sirve para almorzar y caminar un rato. Atravesando un puente se puede también visitar un coqueto centro comercial.

Villa La Angostura se extiende en una zona residencial y muy cerca de allí se encuentra una de las vistas más lindas de este paseo.

En la entrada del Parque Nacional Arrayanes, la península de Quetrihué es una delgada franja de tierra que le valió a la Villa el nombre de Angostura. Desde allí se ven a ambos lados y muy cerca las bahías Brava y Mansa(que si hay viento puelche, ese travieso e inusual viento que sopla del este, pueden invertir sus papeles y la Brava mostrar sus aguas mansas y viceversa).

Se puede caminar hasta un muelle, apreciar la transparencia de las aguas, tirar piedritas pero sobre todo volar en una de las hamacas con mejor vista del mundo, frente al lago, con el viento en la cara y la inmensidad del Nahuel Huapi de frente.

El regreso permite contemplar nuevamente la ruta y sus paisajes con nuevos ojos, y la misma canción sonando en los oídos. "Dame la mano y vamos a darle la vuelta al mundo"...

7 lagos bahia brava.jpg
La Bahía Brava en el lago Nahuel Huapi es una de las últimas paradas en la Ruta de los 7 Lagos.

La Bahía Brava en el lago Nahuel Huapi es una de las últimas paradas en la Ruta de los 7 Lagos.

Otras notas que te pueden interesar

5 motivos por los que no te podés perder esquiar en Chapelco

Chapelco: 5 cosas que podés hacer en la nieve si no esquiás

3 caminos desconocidos cercanos a la Ruta de los 7 Lagos

5 actividades con niños en San Martín de los Andes

Vacaciones de invierno: ¿qué hacer de noche en Bariloche?

Deja tu comentario